Go to Top

«Queremos proyectos disruptivos con equipos capaces de emprender», entrevista a Patricia Casado en Estrategia

Patricia Casado, directora de BerriUp, acaba de tomar el timón de la primera aceleradora de startups de iniciativa privada de Euskadi, a la que augura un “apasionante” futuro. Tras 20 años trabajando en Madrid, esta donostiarra regresa a la capital guipuzcoana donde ha encontrado un tejido empresarial “dispuesto a innovar y a actualizarse”.

Un total de 22 empresas se han constituido gracias al apoyo económico y formativo de BerriUp, que inició su andadura en Donostia hace ya cinco años. Próximamente abrirá la décima convocatoria de su programa de aceleración, a la que pueden presentarse proyectos de todo tipo de sectores con un componente común: “que estén totalmente centrados en sacar esta iniciativa adelante”, apunta su directora, Patricia Casado. A la novena edición de este programa, que cuenta con más de 30 mentores con trayectorias profesionales “muy relevantes”, se presentaron más de 70 proyectos.

Qué supone este reto para usted y cómo lo afronta?

Lo asumo con mucha ilusión y ganas de hacer muchas cosas. La aceleradora se abrió en Donostia hace cinco años y yo he participado durante más de un año como mentora. La relación se fue estrechando y se dieron las circunstancias para que todo culminara así. Es un reto apasionante y hay mucho por hacer, porque el mundo empresarial en el País Vasco tiene muchas inquietudes por parte de las empresas, de los propios emprendedores y de la inversión. Es un ecosistema en el cual todos los agentes están viviendo un momento de inquietud y eso es interesante porque surgen oportunidades. Después de 20 años viviendo y trabajando en Madrid éste ha sido mi regreso a casa, mi reencuentro con el ecosistema emprendedor con el cual ya tenía una buena relación.

En estos cinco años de andadura, ¿cuántas startups se han constituido gracias a la aceleradora?

Un total de 22 y en nuestro ánimo está que sean muchas más. Actualmente en nuestra sede tenemos alojadas cinco empresas, que trabajan desde aquí. Es cierto que se trabaja mucho en remoto, pero los emprendedores necesitan una sede en la cual recibir clientes, tener reuniones con el equipo, con colaboradores o con proveedores. Somos ese punto de unión, ese lugar donde pasan cosas, donde compartimos experiencias. Esto hace que todos aprendamos de todos y nos apoyemos.

¿Apuestan por algún sector en especial?

No, no hemos verticalizado nuestro interés. Cuando abrimos convocatorias no hacemos ningún tipo de distinción. Lo que nos interesa es que el proyecto sea disruptivo y que tenga un equipo detrás capaz y dispuesto a afrontar el reto y que se dedique durante los próximos cuatro meses a sacar la iniciativa adelante, a chequearla y a cambiarla si algo no funciona. Ese es el reto y eso es aplicable a todos los sectores. Ahora, por ejemplo, se acaba de incorporar un equipo que viene de Azpeitia y trabaja con el sector de la madera. Tenemos empresas muy dispares, pero tienen un componente común: van a estar totalmente centradas en esta actividad para sacarla adelante.

¿Qué ofrece BerriUp a estos emprendedores y qué recibe la aceleradora?

A los emprendedores lo que les aporta es formación y ayuda económica. El programa de aceleración consiste en dotarles de 50.000 euros y con ello deben constituir la sociedad. Hacemos esa inyección, y el programa para ellos tiene un coste de 10.000 euros y nosotros tomamos una participación en un 10%. ¿Con esto qué hacemos? Comprometernos. Estamos tomando parte de esa sociedad y ese es el máximo compromiso que le puedes pedir a un socio que te acompaña.

¿Existe algún perfil específico del emprendedor que se acerca a la aceleradora?

El perfil típico que a todos nos viene a la cabeza es el de una persona joven y tecnológica. Sin embargo, cada vez es más común el talento senior, personas mayores de 45 años, con trayectorias increíbles que, de repente, ven una solución, un producto y se lanzan a por él. Esos equipos cada vez están resultando más interesantes y, sobre todo, cuando vienen mezclados y hacen un ‘dream team’, porque es tener en el mismo equipo el impulso de alguien con muchas ganas de comerse el mundo junto a la trayectoria de alguien que sabe moverse por el mundo.

El tejido empresarial vasco, ¿está dispuesto a actualizarse e innovar?

Ya hay casos en los que ha habido grandes revoluciones o revolucionarios, como el famoso Ikea vasco (la empresa guipuzcoana Muebles Lufe). Ese tipo de revolucionarios que innovan y hacen una disrupción total en un mercado está a la orden del día y se está dando aquí. Creo que la empresa vasca se ha caracterizado por ser valiente, innovadora y pionera. Éste es un momento de oportunidades.

‘Trajes a medida’ para empresas

BerriUp no sólo ofrece un programa de aceleración a emprendedores, sino que también dispone de un servicio para ayudar a las empresas que no pueden permitirse un departamento de I+D, de desarrollo de nuevos negocios o de digitalización. “A esas empresas, que son el tejido local, que están muy limitadas en recursos y presupuestos, les preguntamos: ¿qué necesitas?, ¿qué te gustaría conseguir?, ¿cómo podría resultar tu negocio más rentable para ti? Les podemos buscar equipos, ideas y tecnologías para ayudarles”, explica Patricia Casado, directora de la aceleradora. De esta manera, empresas con pocos recursos pueden externalizar todo un servicio de búsqueda de nuevas tecnologías para conseguir que sus negocios sean más rentables, efectivos, rápidos y ágiles. Según apunta Casado, en estos casos las empresas no entran a formar parte de la convocatoria del programa de aceleración, sino que se pueden poner en contacto directamente con BerriUP para que realice un estudio. “Hacemos ‘trajes a medida’. Nos dicen qué están buscando y les ayudamos a encontrarlo”, insiste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *