Go to Top

La pasión no se puede interpretar

Alberto Conde Mellado

Alberto es Doctor en Ingeniería Industrial. Siempre cerca del mundo digital ha participado en la creación y dirección de varias empresas como Ikasplay y NEM Solutions y hoy es fundador y CEO de xabet, y ayuda a impulsar la transformación digital de empresas en diferentes sectores como el industrial o el de la salud. Su trabajo ha sido reconocido como European Digital Influencer y Empresa más innovadora en ámbito tecnológico de Europa en 2017 y recientemente como Gamechanger of the year en España gracias a su aportación tecnológica disruptiva a sectores industriales.


La pasión no se puede interpretar. Ni en las obras de teatro. La interpretación será mejor o peor, pero la pasión que pongan actores y actrices en ella será lo que la haga auténtica y especial. Los buenos intérpretes además de cultivar la interpretación, aman su trabajo, disfrutan del camino, de los múltiples ensayos. Cualquier proyecto profesional es una secuencia de escenas de teatro. Un relato en el que la historia es importante, pero la interpretación de los protagonistas y la pasión que pongan en ella, la hacen única. La vida es una continua obra de teatro, donde cada persona tiene un único papel, interpretado en cada momento.
Las emociones, el trabajo, la constancia, la coherencia, la humildad, la pasión… todas ellas definen al personaje y lo hacen ser querido por algunos y odiado por otros.

El papel que se interpreta, si no es real y no sale del corazón, no cala, y resulta imposible interpretar algo no real las 24 horas del día durante muchos días seguidos. Puedes convencer a un pequeño nicho de mercado o convencer a un pequeño grupo de personas durante un tiempo, pero quien busca el éxito desde el trabajo y la autenticidad, lo hace pensando en el medio y largo plazo. No se puede pretender ser protagonista en todas las escenas. Hay que saber jugar roles secundarios en determinados momentos, dejando que otros se lleven el aplauso y la victoria. Participando incluso en el triunfo de otras personas, dando sin esperar nada a cambio. Lo importante es ser imprescindible para el público elegido, para el mercado pretendido y para aquellos que influyen en dicho mercado, haciendo que todos deseen que al menos permanezcas en escena de forma permanente, y en la medida de lo posible, con el mayor impacto posible en la parte final de la obra de teatro.

Cultivar las relaciones desde la autenticidad y la cercanía de este modo, aunque no garantiza el éxito, aumenta mucho la probabilidad de tener buena suerte de tu lado.

One Response to "La pasión no se puede interpretar"

  • Juanjo Azcárate
    11 febrero, 2020 - 8:38 am Reply

    Sí señor! La pasión auténtica es el ingrediente imprescindible de un líder. Es además lo que empuja a los equipos y es contagiosa.
    Gracias, Alberto!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *