Go to Top

Más allá del COVID-19: Integrar la vida

Nuria Chinchilla

Desde hace 35 años Nuria Chinchilla es profesora de liderazgo en IESE Business School (Universidad de Navarra). Es fundadora y presidenta de la consultoría NCH&Partners y también escribe un blog donde su objetivo es “hacer una empresa cada día más humana”.


Diferentes medios internacionales, como Forbes o la CNN, se van haciendo eco de cómo las mujeres en los puestos de liderazgo están haciendo un gran trabajo a la hora de gestionar la crisis sanitaria, económica y social del COVID19.

Esta pandemia mundial ha amplificado algunos rasgos que definen a un buen líder de sí mismo y de los demás, y que podríamos resumir con las cinco letras del acrónimo: la C, de cuidados. La O, de orden/organización. La V, de valores. La I, de inspiración. Y la D, de desarrollo, propio y de los demás.

En estas semanas de confinamiento también estamos comprobando que tener una vida integrada, donde todos los aspectos se entrelacen y convivan armoniosamente, no es nada fácil. Llevamos a cabo muchas tareas en un mismo espacio, nuestro hogar: teletrabajamos, ayudamos a nuestros hijos, jugamos con ellos, hacemos ejercicio, «quedamos» con nuestros amigos o familiares para charlar, vemos películas o series… Es un apretado programa que puede llegar a ser extenuante, donde se pone aún más de relieve la conveniencia de integrarlo todo. ¿Pero por qué tiene que haber conflicto entre mi vida personal, mi familia, mi desarrollo profesional y mi desempeño en la empresa? Para superar el conflicto existe un itinerario que empieza por la conciliación con uno mismo.

Y ¿cuál es nuestro rol en cada uno de los ámbitos? Si nos dejamos dar feedback, nos conoceremos mejor y podremos descubrir nuestra misión personal única e irrepetible, así como el verdadero propósito de nuestro empeño empresarial, que ayudará a que otros se sumen al proyecto al ver su trascendencia.

Un buen modo de iniciar el ser líder de uno mismo para poder después liderar a otros, es aplicar la regla de Pareto a nuestra agenda. Se trata de descubrir en cada ámbito el 20% que solo yo puedo realizar y cerrar tiempos de agenda para ello, pasando a delegar en otros el 80% restante. Así el entorno no será el que domine sobre nuestra realidad, sino que sabremos decir No cuando convenga, manteniendo el timón también en tiempos de tormenta. Si aún no lo conocéis, os aconsejo el libro Integrar la vida, que escribí con mi amiga y colega Esther Jiménez, y con Pilar García-Lombardía,  gran investigadora y coach. Es una reflexión con ejercicios prácticos para aterrizarlos en nuestra vida diaria.

Publicado en papel y en e-book (también en inglés).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *