Go to Top

La Tele-Vida nos espera y no es una Tele-Novela

Lola_Rebollo

Lola Rebollo

Es Gerente de Ciberseguridad para Apoyo a la empresa, industria e I+D+i. Ingeniera Electrónica con la especialidad de Microfabricación por Wilkes University. Comenzó su carrera profesional en Harris Semiconductors y más tarde en Lucent Technologies, formando parte del proyecto PEBB para el Gobierno Americano. En el 2003 regresa definitivamente a España dónde ha ostentado distintos cargos de responsabilidad en varias multinacionales, hasta que en el 2019 funda L’OLA Consulting empresa dedicada a cubrir puestos como Ínterin management en diversas empresas con necesidades puntuales en las áreas de Dirección, Operaciones o Logística, con foco en procesos de digitalización e integración de nuevas tecnologías (blockchain, smartcontract, IoT, sensoring, etc…). Ha co-liderado una StartUp de blockchain para la gestión y digitalización de datos de la primera-milla para el sector alimenticio.


Todos hemos estado confinados, en mejores o peores destinos pero confinados al fin y al cabo, algo que nos ha podido resultar duro, novedoso, frustrante, o triste. Pero, sobre todo, hemos tenido que hacer “tele” todo, tele-trabajo, tele-colegio, tele-familia, tele-amigos, tele-yoga,… y parece que la nueva normalidad será tele-vida.

Hacía tan solo cuatro semanas que me había incorporado a un gran proyecto en el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) como gerente de Apoyo a la Empresa e I+D+i. Después de pasar nueve años en una empresa que requería estar fuera de mi casa tres semanas al mes, me pareció fascinante tener un espacio real para trabajar, compañeros a los que ver, proyectos que compartir físicamente, charlas de pasillo, cafés…Sobre todo me cautivó la idea de ayudar a crear para nuestras empresas y para nuestra sociedad un ciberespacio seguro.

Llegó el 15 de marzo, nos confinaron a todos y nos dimos cuenta de que no estábamos preparados técnicamente para afrontar el encierro. Para los colegios, para los menores, para nuestros mayores, para las empresas, para todos nosotros, esta nueva tele-vida nos dejaba expuestos en el ciberespacio.

Encerrados en casa, había que buscar actividades para entretener a mi hijo de 11 años que, como todos, quiere ser influencer, youtuber y millonario. Así que, me propuse encomendarle algo que aportara, que sumara cada día tanto a él como al resto de la familia y que a su vez le ayudase a comprender los riesgos del ciberespacio. Nos pusimos manos a la obra, firmamos un contrato de colaboración. Él realizaría el análisis del juego CyberScouts que INCIBE pone a disposición de menores para la concienciación en ciberseguridad. Además, actuaría vigilando el hashtag #CiberCovid19, asumió el cargo de “Community Manager”, había que ponerle un nombre “cool”.

La primera tarea le ayudó a comprender los riesgos, aprender técnicas de protección y concienciarse sobre la seguridad. El resultado de la segunda fue aún más impactante. Utilizando herramientas de análisis y marketing digital, se dio cuenta de que somos vulnerables, de que no todo el mundo tiene buenas intenciones en las redes sociales y que, además, los hay que aprovechan las situaciones duras como la pandemia para conseguir dinero, robar datos, causar desinformación. En definitiva, hacer daño de manera anónima.

Mientras me interrumpía constantemente, “¡mamá mira esto!”, “¡mamá mira lo otro!”, se despertó en él un nuevo interés no previsto: ¡Quizá lo de ser hacker mola más que ser influencer!

Aprovechemos las oportunidades que la tele-vida nos pone delante, concienciemos en seguridad a todos los niveles, porque la ciberseguridad #EsCosaDeTodos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *